Presentaron el libro del Código de Ética de la TV Pública en la Feria del Libro

Es el primero en su tipo en la televisión argentina

Editado por la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), el libro del “Los Jueves a las 10.00. Así se hizo el Código de Ética de la Televisión Pública” fue presentado hoy en la Feria del Libro con la coincidencia en calificarlo como “el primer documento de la TV nacional que fija los estándares mínimos para favorecer la formación ciudadana desde los medios de comunicación”.

La charla en la que se le dio la bienvenida a este material se realizó en la Sala Ernesto Sábato de la Feria, con la participación de la presidenta y el vicepresidente de RTA, Rosario Lufrano y Osvaldo Santoro, respectivamente; el director de la TV Pública, Claudio Martínez, el rector de la UNQ, Alfredo Alfonso, la directora de RTA, Cynthia Ottaviano; Félix Arnaldo, periodista del noticiero de la señal estatal, en representación de las y los trabajadores que participaron en la redacción, con la moderación del coordinador de la editorial de la UNQ, Leonordo Murolo.

Rosario Lufrano destacó que los medios públicos deben “abrir puertas, defender nuestra identidad, contar nuestras historias con nuestros acentos, con nuestra mirada, con nuestra narrativa. Por eso en la Televisión Pública se trabaja con un Laboratorio de Innovación Audiovisual buscando ese lenguaje, por eso pudimos hacer un Código de Ética que nos parece fundamental”. Además, calificó el trabajo para elaborarlo como “absolutamente innovador, casi como revolucionario”.

Pero sostuvo que “tenemos el deber de hacerl circular las palabras, ya que no nos pertenecen, sino que pertenecen a las audiencias, a todos los argentinos y las argentinas; no podemos construir una sociedad marcada por las gestapos y los macartismos. No debemos permitir que nos pase eso”, sentenció.

La presidenta de RTA destacó también que en los medios públicos “nuestros noticieros informan como se debe, sin gritar, sin alarmar a la población, desarmando las fakenews; no permitimos los discursos de odio, recorremos el territorio nacional, hacemos construcción ciudadana, porque no nos dirigimos a clientes sino a hombres y mujeres, y debemos transmitir y defender nuestras políticas públicas”.

Luego reclamó “volver al periodismo en las aulas de las universidades” y criticó a los medios “en donde se miente y se recurre de manera falsa a la Justicia para molestarla con cosas que no suceden”; cuestionó a quienes atacan a los medios públicos porque, dijo: “allí donde no está el mercado, porque no es negocio, están la Televisión Pública y Radio Nacional; todavía en algunos lugares del país donde no hay señal de nada, está Radio Nacional. Nuestro deber es defender los medios públicos.”

A su tiempo, Claudio Martínez dijo que el Código “es una guía imprescindible, porque nos marca parámetros que tiene que tener la programación de un medio público”. Sostuvo además que “combatimos las noticias falsas, los discursos de odio, no abonamos a la espectacularización de la violencia o la inseguridad” y agregó que “esa es buena parte de la receta de los medios privados, es la receta del rating; pero nuestra responsabilidad no es juntarle un montón de gente alrededor de la pantalla para venderlo a los anunciantes para generar un modelo de negocio”. En igual sentido, el director de TV Pública destacó que “tenemos muy claro que nuestra línea editorial es información precisa y serena, porque no correspondía que un medio público abonara la inquietud y la angustia que circulaba por toda la sociedad”.

Sin embargo, reclamó “recuperar la dimensión federal de nuestro Canal, porque si no es federal de mano única; la mano contraria de esa autopista no vuelve. Las imágenes, las tonadas, las culturas, de nuestro país no tienen una vía libre de construcción de audiovisuales para que nosotros podamos mostrar. La Televisión Pública se ve en todo el país, pero no todo el país se ve en la Televisión Pública”, concluyó.

A su tiempo, Osvaldo Santoro aseguró que “era necesario tener un Código de Ética” y opinó que el que se desarrolló “es un ejemplo y lo mejor que nos puede pasar es que sea copiado por la televisión argentina, que esté en todos los canales”. Este Código, continuó “se construyó de manera compartida, se pidió que cada compañero reflexione de una semana a la otra, porque cada punto merecía la reflexión”.

Cynthia Ottaviano cuestionó que “tenemos décadas de democracia, pero pareciera que algunas preguntas esenciales no nos las hicimos o no las queremos escuchar”. Luego de calificar como un “desafío” la tarea de elaborar el Código, dijo que “la comunicación es un derecho humano y todas las personas lo tenemos en igualdad de condiciones por el hecho de ser personas; lo que importa es que tenemos que contribuir a la democracia”.

“La democracia es participación”, agregó y contó que “era muy fácil escribir un código de Ética desde un escritorio, pero nosotros lo construimos de manera totalmente es distinta. Si no nos atrevemos a transformar el mundo que no nos representa, cuál va a ser la alternativa”, opinó. Destacó además la “decisión política de Rosario Lufrano, porque si no hubiera estado, no lo habríamos tenido”.

El rector de la Universidad de Quilmes, Alfredo Alfonso, expresó el orgullo de quienes integran esa casa de altos estudios “de ser convocados para ser parte de la reflexión colectiva”. Destacó además que “somos una Universidad pública, creemos en la necesidad de estar anclados en los territorios, de comprender una realidad a partir de la calidad de un conocimiento asociado a los intereses de un territorio”.

El periodista del Canal y docente, Félix Arnaldo, fue quien llevó la voz de las y los trabajadores que participaron en la elaboración del Código y aseguró “nos encargamos de enfocar en lo que realmente nos interesa a todos, que es hacer una televisión pública de excelencia, profesional y que sea el ejemplo para los demás medios de comunicación”.

“La ética es política”, continuó, “cuando decidimos qué es lo bueno y lo malo, estamos decidiendo cuál es la idea de nuestra vida, de lo que consideramos para nosotros, para nuestros hijos, para el futuro”.  Además, cuestionó como parte del lawfare lo que calificó como “ataques a las y los trabajadores de los medios públicos”.

Finalmente, comunicó el mensaje que recibió de Estela de Carlotto, Taty Almeida, Hebe de Bonafini, Nora Cortiñas y los integrantes de la agrupación HIJOS, que “apoyan y están totalmente de acuerdo con este Código de Ética y que van a estar atrás de él”. Luego cerró su intervención con la consigna “Memoria, verdad y justicia; 30.000 compañeros desaparecidos presentes, ahora y siempre”

Aprobado el año pasado por el directorio de la empresa pública, el Código se publicó como libro por la casa de altos estudios quilmeña. Si bien en el mundo existían herramientas similares para mejorar la calidad de la comunicación, se trata de un documento original producido en nuestro país que vino a ocupar el vacío existente en toda la televisión, la radio y los medios digitales.

En cumplimiento de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, el Código de Ética de la TV Pública garantiza una circulación inclusiva y democratizadora de la información, y fue el resultado de un trabajo colectivo que se extendió durante seis meses, que incluyó más de 20 mesas de debate libre, plural y abierto, nueve de ellas con especialistas en comunicación, ética, derechos humanos, discriminación y derechos de las audiencias; del campo académico, sindical, cultural y profesional.

De su redacción participaron trabajadoras y trabajadores de la TV Pública, con el involucramiento activo de los sindicatos con representación en la emisora. También fueron incluídos los aportes formulados por las audiencias.

El libro publicado por la Universidad Nacional de Quilmes se puede retirar de manera gratuita en su stand de la Feria del Libro.